RÁNQUIL TRABAJA POR EL ENVEJECIMIENTO POSITIVO DE SUS PERSONAS MAYORES

Noviembre 18, 2019

Con un 26% de su población mayor de 60 años, la comuna de Ránquil se posesiona como una de las comunas más envejecidas de la región.

Esta realidad lejos de ser una problemática, ha sido abordada desde el Municipio, responsable y estratégicamente, estableciendo una política comunal, que fomenta el envejecimiento activo y la integración con los entornos sociales de las personas mayores, cualquiera sea su condición, fortaleciendo su participación y valoración en la sociedad, promoviendo su autocuidado y autonomía y favoreciendo el reconocimiento y ejercicio de sus derechos; por medio de la coordinación con la oferta programática pública y privada y el diseño, implementación y evaluación de proyectos.

En este contexto, es que, gracias al apoyo del Servicio Nacional del Adulto Mayor, SENAMA, se dictó un curso gratuito y abierto a la comunidad en “Cuidados a Personas Mayores”, en donde se capacitó a más de 30 vecinos y vecinas, de todas las edades y roles; cuidadores, familiares responsables, personal de centros de larga estadía e incluso personas mayores que se encuentran al cuidado de otros adultos mayores, siendo una experiencia muy exitosa en términos de formación, en ámbitos tan relevantes para el bienestar de los adultos mayores tales como; la higiene, la salud bucal, la salud mental, prevención de riesgos y caídas, movilidad, estimulación motora y autocuidado, entre otros temas, tratados con una metodología teórico práctica, por una docente- enfermera del Centro de Capacitación y Estudios Andrés Bello de Chillán.

En la ceremonia de certificación del Curso, el Alcalde de la Comuna, J. Benito Bravo Delgado, recordó el compromiso firmado hace unos meses, para integrarse como comuna a la “Red de Ciudades Amigables con las Personas Mayores” de la Organización Mundial de la Salud, e indicó: “Una ciudad amigable para las personas mayores, es aquella que permite que las personas puedan envejecer en las mejores condiciones, es decir, es una ciudad que permite envejecer de manera positiva. Una ciudad que quiere ser amigable tiene que aceptar el envejecimiento y preparase para él”.

Asimismo, felicitó a los y las participantes, por el compromiso demostrado al largo de las semanas del curso y por participar activamente en pro de mejorar las condiciones de vida, la dignidad y los derechos de los adultos mayores de la comuna.

volver a la página principal